Maestría en Gestión de Instituciones de Educación Superior

Resumen ejecutivo

En contextos interculturales, la sociedad del conocimiento y de la información, que nos toca vivir en la actualidad sucede un conjunto de cambios en la educación, que reta al mejoramiento continuo de la calidad educativa. Uno de esos cambios se centra en la Gestión de las Instituciones Educativas; en el caso que nos ocupa, de las Instituciones de Educación Superior, particularmente, de las universidades, como entes formativos y, a la vez, reguladores de las interrelaciones que se producen entre ellas, la sociedad, sus procesos internos y la producción de conocimientos. Desde la perspectiva universitaria, los procesos de gestión son importantes en la formación pedagógica del docente, del administrador, del gestor y del líder de esas instituciones. Esto les permite no sólo una ubicación o posicionamiento como actores institucionales sino, también, para orientar la práctica institucional desde y hacia una visión y misión diferentes y cambiantes frente a la diversidad de situaciones de sus contextos socioculturales.

La planificación, organización, ejecución y la evaluación como parte del proceso educativo y de la reflexión pedagógica, deben estar en coherencia con la promoción de talentos que potencien a la persona humana, en sus capacidades más altas. El adecuado manejo de este conjunto de procesos y sus procedimientos hacen la diferencia entre un docente administrador, un gestor o un líder universitario “ubicado” y pasivo y un actor/agente que potencie instituciones formadoras de seres humanos (talentos), a través del desarrollo de procesos cognoscitivos, reflexivos y críticos. En este sentido, los procesos de Gestión de Instituciones de Educación Superior juegan un papel muy importante, si a éstos se los entiende como el eje para mejorar las relaciones que se presentan en los procesos que se desarrollan en las instituciones.

En el caso de las instituciones universitarias, este escenario reta a buscar modelos alternativos de universidad, caracterizados por la producción y transferencia del valor social, de los conocimientos y de la pertinencia de las tareas académicas de la universidad. La nueva universidad deberá sostenerse en la transformación de sus estructuras en redes, y en la cooperación horizontal que da prioridad a los proyectos conjuntos (o interinstitucionales), que permite una amplia movilidad ocupacional del personal académico y de los estudiantes, la homologación de cursos y títulos, la coparticipación de recursos y una orientación educativa social solidaria. Así, los valores educativos se podrán compartir y se concretarán más que en el cambio de contenidos del conocimiento y de las disciplinas, en la creación de nuevas habilidades y capacidades sociales, que busquen relacionar prioridades nacionales o regionales con el trabajo en nuevas áreas del conocimiento y en la innovación que busque diversificar el riesgo. Este escenario debe sostenerse en la intensificación de la participación de las comunidades y en el incremento diversificado en la obtención de recursos.

Por ello, el escenario de cambio desde la cooperación y la integración, para alcanzar un nuevo estadio de valorización social de los conocimientos, se presenta como un desafío, porque pone el acento en la atención a las nuevas demandas y requerimientos de las Instituciones de Educación Superior, que deben empezar, desde ahora, a planear nuevas estructuras organizativas que favorezcan el acceso a un conocimiento de valor social, para que sus procesos formativos se concreten en la creación de una nueva fuerza de trabajo regional y global. En este marco la sociedad y en ella, la propia universidad, demanda dar respuesta a una mejor práctica de la Gestión Universitaria, con profesionales formados y capacitados para desarrollar un marcado espíritu crítico, puesto que deben basar sus decisiones en la mejor valoración disponible. Todo ello se traducirá en el mejoramiento de la calidad de los procesos educativos. En el desarrollo maestría se plantea profundizar y complementar la formación profesional de los cursantes, a través de una pertinente y rigurosa aplicación de los procesos y procedimientos de la Gestión de la Educación, de manera que se aproximen a su desarrollo y utilicen las herramientas básicas que les permitan llevar a cabo una gestión exitosa en instituciones de educación superior, en beneficio de la calidad educativa y su impacto en la sociedad.

Los procesos de enseñanza y aprendizaje de cada uno de los Módulos se trabajarán aplicando diversas técnicas didáctica, en sesiones presenciales y virtuales, de acuerdo con la naturaleza de los mismos. Las estrategias básicas serán las siguientes:

  • Trabajo en grupos operativos de aprendizaje, que favorece el trabajo colaborativo en equipo, necesario por la naturaleza de los procesos de la Gestión Institucional.
  • Sesiones expositivas dialogadas, con proyección de PPT, para tratar temas teóricos y principios básicos de diferentes aspectos referidos a la Gestión de la Educación, con soporte en entornos virtuales.
  • Análisis de textos científicos sencillos por los participantes, con empleo de guías escritas para el trabajo grupal y la elaboración de informes escritos.
  • Investigación y análisis documental aplicando la técnica de triangulación en grupos operativos de aprendizaje.
  • Clases expositivas y dialogadas, con seguimiento mediante fichas específicas de los productos sobre cada temática.

Propósito.

El Programa plantea profundizar, en los cursantes, los procesos y procedimientos de la Gestión Institucional en la Educación Superior, de manera que conduzcan su desarrollo con elementos teórico – conceptuales y metodológico – procedimentales que les permitan realizar procesos institucionales críticos, reflexivos e integradores en esa área del conocimiento, frente a los retos y desafíos que se presentan en contexto interculturales y de la sociedad del conocimiento y de la información.