Diplomado en Educación Universitaria

Propósito

El Programa de Diplomado en Educación Universitaria expresa las siguientes intenciones educativas o propósitos de formación:

En el plano práctico:

Brindar a los participantes las herramientas teórico/prácticas que les permitan planificar, organizar, ejecutar y evaluar procesos de enseñanza aprendizaje desde enfoques didácticos y pedagógicos contemporáneos y en función de la promoción de las nuevas tecnologías de información y comunicación, de manera que se contribuya en la cualificación de los procesos académicos de formación universitaria a nivel del posgrado, asumiendo compromisos efectivos por desarrollar métodos, técnicas y recursos necesarios e imprescindibles al ejercicio calificado de la docencia universitaria, tal que, los participantes se muestren probadamente eficaces a la hora de enfrentar el desafío de enseñar en contextos de formación superior o profesional.

En el plano epistémico:

Cuestionar, proponer, establecer y desarrollar enfoques teóricos y prácticos orientados a precisar discursos y experiencias didácticas y pedagógicas innovadoras, a partir de la reflexión y evaluación de las propias prácticas educativas ejecutadas por los participantes, al interior de la propia universidad.

En el plano personal:

Desarrollar capacidades de “adaptación” sustentadas en las fortalezas de valores sociales y personales, tales como la responsabilidad, la solidaridad, el desprendimiento, el diálogo y respeto a la divergencia, etc. planteadas como desafíos en el ejercicio cotidiano de su profesionalidad y personalidad.

Descripción del programa

El programa de Diplomado en Educación Universitaria, es parte del área de Formación Docente del Departamento de Posgrado de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad Mayor de San Simón. Este programa está destinado de manera prioritaria hacia los docentes universitarios en ejercicio y, de manera general, a profesionales de cualquier disciplina que aspiren a serlo.

El programa conceptualmente está orientado a cuatro aspectos centrales: la orientación profesional, personal, colaborativa y reformadora (Benedito, Ferrer y Ferreres, 1995). La primera está centrada sobre todo en la consolidación y/o mejoramiento de las funciones del docente universitario (innovación metodológica). La segunda orientación se concentra más bien en una mirada crítica a las propias actitudes y conducta de los docentes en tanto personas (formación personal y social). Así, la tercera propicia la formación de actitudes de cooperación recíproca que posibiliten y estimulen sinergia traducida en intercambio de experiencias, participación en proyectos de innovación educativa, asistencia a eventos y situaciones de promoción y difusión de experiencias, etc. (orientación colaborativa). Estas orientaciones, por demás altruistas, no tendrían sentido sino se concreta la cuarta – (que constituye, a su vez, razón de ser en esta propuesta)-: “la transformadora” o reformadora, cuyo propósito central es la cualificación de la Educación Universitaria. Estamos seguros en que la transformación de la Educación Universitaria es posible solamente si se desencadena precisamente el desarrollo profesional como estrategia no solo de la movilización del profesorado universitario como verdadero acto de renovación integral de la persona, sino del mismo desarrollo institucional de esta Casa Superior de Estudios.

En este sentido, en el tema del desarrollo profesional, se considera tres aspectos fundamentales de la acción docente, sin previas o mayores consideraciones de jerarquías: la práctica, las motivaciones y la formación técnico-metodológica y teórica de la enseñanza y el aprendizaje. En el primer aspecto, se considera el ejercicio concreto desarrollado por los docentes universitarios, en tanto que en el segundo, las motivaciones o concurrencia y pertinencia de factores inherentes al profesional o externos a él, que podrían estar favoreciendo o, por el contrario, restando la calidad de su desempeño y, finalmente, el conjunto de consideraciones teórico-metodológicas relativas al ejercicio docente en general y la docencia universitaria en particular.

En tal sentido, la estructura y propuesta curricular de la presente oferta de Diplomado en Educación Universitaria está expresamente orientada a desarrollar competencias en el área de la formación metodológica de la enseñanza (didáctica). La propuesta supone desarrollar un marco conceptual y práctico que permita entender y reproducir material y teóricamente, herramientas/recursos técnico pedagógicos útiles e imprescindibles a la docencia universitaria de estos tiempos. Simultáneamente, se busca incidir en el campo de la formación personal y social del profesional que ejerce acciones de docencia universitaria. Esto último supone el tratamiento de algunos temas neurálgicos relativos al posicionamiento profesional respecto a la realidad macro-social de distinto nivel, local, regional, nacional y mundial, de tal modo que se comprenda el desempeño docente no como simple acción técnica, menos como mera acción mecánica, sino y sobre todo como una acción comprometida con algunos ideales supremos para la humanidad.

Metodológicamente, el programa se desarrolla con actividades descriptivas de los diferentes tipos de prácticas de docencia universitaria; es decir, se pretende valorar desempeños pedagógicos del propio docente universitario participante del programa, a la luz de logros específicos en los correlativos procesos de aprendizaje. A partir de ello, los participantes del programa se empeñarán en la estructuración de modelos y métodos de enseñanza orientados a la dinamización de sus clases y la consiguiente emergencia de aprendizajes significativos en el desempeño de los estudiantes universitarios. Con lo cual, indudablemente, se estará mejorando parte de la estructura, el contenido general y las funciones como efectos de la Educación Universitaria. Esta línea de acción, sin embargo, supone un minucioso estudio de las mismas prácticas profesionales del docente universitario, desarrollando actitudes de investigación, reflexión crítica respecto a su propio actuar en la tarea de enseñanza. En otras palabras, las acciones de formación a desarrollar en este programa tienden a inducir al participante a prestar mayor atención a sus propias necesidades en materia de métodos y técnicas aplicadas en su actividad docente. No está demás insistir que en esta labor de investigación en el propio desempeño o acción docente, se privilegia y potencia la fórmula del trabajo en equipo como factor estimulante de la colaboración entre colegas.

Administrativamente, este es un programa de formación a nivel de posgrado que abarca 6 meses en su duración, y está estructurado con 6 módulos en la modalidad de atención denominada “semipresencial con entorno virtual”, o si se prefiere, con seis módulos a desarrollar en sesiones presenciales apoyadas con actividades virtuales. Las sesiones presenciales serán desarrolladas en los ambientes del Posgrado de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, cada una con una duración de 20 horas presenciales y 30 horas virtuales. Sumado a las horas necesarias no presenciales para el trabajo individual o grupal de los participantes, el programa, en su totalidad, contempla 20 créditos.

En el periodo contemplado para el desarrollo de cada uno de los módulos, el docente realizará el monitoreo correspondiente a los aspectos predeterminados como criterios e instrumentos de evaluación preparados a tal efecto, contemplando el auxilio de herramientas virtuales como el correo electrónico, redes sociales y/o el uso de Plataformas Virtuales de Administración Académica como el MOODLE. En este último escenario, cada participante podrá desarrollar sus actividades personales y/o grupales en línea, permitiéndose reforzar y retroalimentar sus aprendizajes a ritmo y requerimientos propios, siempre en la perspectiva de cumplir con la carga horaria de trabajo autónomo (cf. Supra). Todo lo anterior no anula la insustituible relación docente-estudiante en el plano físico, presencial que podría concretarse en concertación de intereses y disponibilidad de tiempos, que registrados en respectivos instrumentos computan también las horas de trabajo autónomo del estudiante, así como los de asistencia para el docente tutor.

Competencia

En el contexto del perfil anteriormente descrito, la competencia a ser desarrollada por los diplomantes es la siguiente:

Desarrolla procesos de enseñanza y aprendizaje en el ámbito de la educación superior universitaria, a partir de la reflexión crítica de los enfoques pedagógicos y didácticos contemporáneos, integrando diversos métodos, procedimientos, técnicas y medios que contribuyan a la resolución de problemas presentes en el aula.